Costa Rica negocia ampliación de la ruta 27

Tras casi 20 meses de la actual administración, aún no se tiene resultado en la ampliación de la ruta 27, entre San José y Caldera.

El principal escollo es conseguir un modelo que permita llevar la carretera a seis carriles entre La Sabana y Ciudad Colón y a cuatro hasta Orotina, sin que los US$600 millones que eso implicaría impacte fuertemente en la tarifa de peaje. Actualmente, la mitad de la ruta 27 es a dos carriles por sentido y la otra mitad a un carril.

La ampliación implica una negociación complicada entre el gobierno y Globalvía, concesionario del proyecto al que le restan aún 13 años de contrato.

Entre ambos deben definir un modelo financiero que satisfaga a los usuarios, para evitar consecuencias sociales como las que generó la concesión de la ruta a San Ramón, cuyo contrato fue rescindido por el gobierno de Laura Chinchilla, por la revuelta social que implicó la tarifa de 2.000 colones por sentido.

El costo actual por recorrer toda la ruta 27 asciende los 2.700 colones por sentido y considera la inversión inicial en el proyecto que fue de US$300 millones.

Es decir, que la tarifa de peaje actual incluye la mitad de lo que se pretende invertir en la actualidad para ampliar la capacidad y atender los defectos de diseño que presenta el proyecto.

Lee también: Ciudad de Guatemala construirá 8 pasos a desnivel en 2020

Secciones

Para impulsar la ampliación de la ruta 27, el Poder Ejecutivo dividió la vía en las siguientes secciones:

  • Sección 1: Gimnasio Nacional-Ciudad Colón. Este es el tramo que menos expropiaciones requerirá, pues la ampliación va hacia el centro de la vía para aprovechar la “jardinera” existente. En total son 5 expropiaciones. Ya 2 de ellas se hicieron el año pasado, ahora quedan tres en curso.
  • Sección 2: Ciudad Colón-Orotina. Es posiblemente la más compleja debido a la presencia de taludes y el tipo de terreno. Requiere de una mayor cantidad de expropiaciones, al menos unas 40 en todo el trayecto. Ya una se cumplió en 2018 y unas quince están pendientes para este año.
  • Sección 3: Orotina-Caldera. Competen cuatro expropiaciones. Una está pactada para este año, mientras otras tres quedarían para 2020.

A partir del inicio de los trabajos en la primera etapa, las obras de ampliación en toda la ruta estarían listas en un plazo cercano a los cinco años. Es decir, entre 2025 y 2026.

El plan es que se tenga una propuesta global para toda la carretera, la cual pueda irse construyendo por secciones. De igual forma, dependiendo de la inversión que haga Globalvía se podría prorrogar el período de concesión (inicialmente, vence en 2033).

El Dato

A inicios de 2019 representantes del Poder Ejecutivo se sentaron en la mesa de negociación junto a miembros de Globalvía. No obstante, tras un par de encuentros, todo apuntó a que será el próximo año cuando se alcancen avances “más sustanciosos”. Así lo reconoció Rodolfo Méndez Mata, ministro de Obras Públicas y Transportes, quien explicó que es un tema complejo que tomará tiempo.

La razón: hay un contrato de concesión en marcha que vence en julio de 2033.

Actualmente, la negociación está en proceso. Tiene a cargo al ministro Garnier y al secretario técnico del CNC, el ingeniero José Manuel Sáenz, expuso en diciembre pasado el ministro.

Fuente: La República y Costa Rica Hoy

(Visited 87 times, 1 visits today)
Contacte al editor

Últimos Noticias

Lee más