Diez tramos estratégicos que Colombia debe adjudicar

Foto: Cosapi / Imagen referencial

El programa de vías de Cuarta Generación de Colombia contempla la construcción y/o mejoramiento de una red de 4.794 kilómetros con las que se busca elevar la conectividad del país.

Sin embargo, una vez concluido el paquete de 29 proyectos la tarea no estará terminada debido a tramos estratégicos que no existen o que, en caso de estar hechos, necesitan ser ampliados a doble calzada, para que haya continuidad en los corredores y no se formen cuellos de botella.

Por ejemplo, los 18 kilómetros de segunda calzada entre Villeta y Guaduas (en Cundinamarca), que se ubican al inicio de la Ruta del Sol I y que, por la complejidad del proyecto, nunca se han podido materializar.

Según la Cámara Colombiana de la Infraestructura (CCI), además de este tramo existen otros nueve tramos estratégicos faltantes para culminar lo que ellos llaman ‘los corredores estratégicos de comercio exterior’.

Los diez proyectos se deben adjudicar en el corto y mediano plazo para “rematar” los corredores viales más importantes del país y complementar la inversión en las vías 4G, que se estima es de 40 billones de pesos (US$11.589.8 millones), informó Juan Martín Caicedo, presidente de la CCI.

Lee también: Colombia absuelve a empresario Édgar Botero por caso vía Medellín-Turbo

El primer tramo estratégico por concretar es la vía entre Bogotá y Buenaventura, que necesita cuatro intervenciones.

Dentro de ese paquete se encuentra la vía entre Calarcá (Quindío) y La Paila (Valle del Cauca), que requiere la construcción de una doble calzada a lo largo de 62.8 kilómetros.

De acuerdo con Caicedo, Odinsa está desarrollando una APP de iniciativa privada que sería presentada próximamente a la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI).

Luego, está la vía entre Buga y Buenaventura, a la que le faltan 44 kilómetros de doble calzada, de 118 kilómetros que tiene en total. En este caso, la inversión sería de 1.95 billones de pesos (US$565 millones). No obstante, la ANI ya se encuentra estructurando una APP, dividida en dos contratos, que entrarían a licitación en el 2020.

En este paquete está incluida la Malla Vial del Valle, que requiere mantenimiento y nuevas carreteras. Esta también se está trabajando en la ANI.

Caicedo advirtió que incluyeron estos proyectos en el listado, dado que “aunque las vías están en planes, aún no hay nada contratado, como pasa en varios casos”.

En cuanto al corredor de Bogotá a la Costa Atlántica, además del mencionado tramo de Villeta a Guaduas que es una APP de Iniciativa Privada (IP) y que está en etapa de factibilidad en la ANI, y de la Troncal del Magdalena (antigua Ruta del Sol II), que sería licitada el otro año, faltan 64 kilómetros entre el Puente Pumarejo y la Ye de Ciénaga.

Lee también: El Salvador lanza licitación del bypass para el desvío de San Juan Opico

Intervenir inmediatamente este tramo y construir un viaducto es imperativo, según Caicedo, ya que el mar está erosionando la vía actual y esa carretera es la que se conecta con el puente que se estrenará. Por otro lado, en el corredor Medellín – Urabá falta por financiar el tramo entre Santa Fé de Antioquia y el municipio de Giraldo, que es el acceso al túnel del Toyo, y aunque esta obra ya avanza, no se han financiado los equipos electromecánicos ni la mencionada carretera. Esto podría costar 1.2 billones de pesos (US$347.6 millones) según la CCI.

Así mismo, Caicedo considera que hay obras pendientes de la tercera ola de las 4G, que fueron excluidas de ese paquete en el pasado. Una es la doble calzada entre Pasto y Popayán, que cubre 250 kilómetros y costaría alrededor de 3.4 billones de pesos (US$985 millones).

Otra es la vía entre Zipaquirá y Bucaramanga, que tendría 356 kilómetros de longitud y “que serviría para conectar al país con Venezuela”, agregó el directivo.

Además, consideró que el primer tramo entre Bogotá y Villavicencio también está desatendido, pues tiene una calzada sencilla. Esta obra está tasada en 2.37 billones de pesos (US$686.6 millones).

Caicedo acepta que no todas las obras que necesita el país se pueden hacer como APP o con IP, “algunas, por sus características, deben ser obras públicas”, concluyó.

Fuente: Portafolio

(Visited 42 times, 1 visits today)
Contacte al editor

Últimos Noticias

Lee más