Metrobús: Ocho A revela “modus operandi” de Mota Engil

Luis Pettengill, propietario de la constructora paraguaya Ocho A, subcontratista “designada” de Mota Engil en el fallido proyecto del Metrobús, dijo que abandonaron el proyecto porque la compañía portuguesa acumuló deudas por USD 1,5 millones con su empresa, que hasta hoy no fueron canceladas. También aseguró que adeuda a otras firmas.

Según Pettengill, la firma portuguesa contratista del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) incumplió con el contrato de la obra, en el cual se resalta la sección VII del pliego de la licitación, cláusula 4.4: “El contratista no subcontratará la totalidad de las obras”.

Mota Engil solo pagaba una pequeña parte de lo que se facturaba, dijo el dueño de Ocho A. “Por ejemplo, facturábamos por 200.000 dólares y nos pagaban 50.000. Después ya se acumuló y ya no se sostuvo”.

Finalmente, la falta de pagos hizo que la empresa paraguaya abandonara el Metrobús. “Nosotros no éramos contratistas, no éramos los dueños del contrato que cobraba al MOPC, solo éramos subcontratistas y no cobrábamos un mes, dos meses, tres meses, cuatro meses, hasta que llegamos a un año y dejamos de trabajar por la falta de pago”.

Lee también: Colombia entrega tramo de la Ruta del Sol II

Pettengil reveló que Mota Engil le debe a varios subcontratistas. “Ellos prácticamente no trajeron nada, ningún equipo, todo lo subcontrataron y alquilaron. Básicamente no hacían nada, es el modelo que siempre usan. El Gobierno de ese momento decía que van a venir las empresas constructoras del mundo con su valija llena de dinero a trabajar acá, pero nunca trajeron un dólar. La primera plata que tuvieron fue el adelanto que les dio el Gobierno (anticipo de más de USD 10 millones que cobró Mota Engil).”

Sobre el cobro de pólizas que está pendiente, El MOPC podría recuperar solo US$ 13 millones de los US$ 30 millones que pagó a la empresa Mota Engil, si logra ejecutar las garantías del Banco Itaú (por el anticipo) y de Royal Seguros (por incumplimiento del contrato). Esto significa que la cartera no recuperará ni la mitad de lo que desembolsó a la firma portuguesa por las obras que hoy están siendo demolidas. Recordemos que la empresa no terminó ni el 30% del plan y pretende cobrar otros US$ 25 millones al MOPC, por los supuestos “perjuicios” que le causó el fallido proyecto del Metrobús. Con este propósito, presentó dos demandas ante dos instancias arbitrales a nivel internacional.

Otros casos

De acuerdo con El Tiempo, de Colombia, el 19 de setiembre del año pasado, la compañía europea dejó botadas obras por 900.000 millones de pesos colombianos (USD 226 millones aproximadamente) en dicho país, para la construcción de colegios. De los 248 proyectos que se comprometió a entregar, solo terminó 17, resaltó el medio. En este mismo caso, varios empresarios que fueron subcontratados por Mota Engil denunciaron que la compañía no les pagó por el servicio que brindaron y “terminaron subsidiando a la multinacional la cual supuestamente no tenía liquidez, ni músculo financiero, lo que ocasionó que algunos de ellos quedaran en quiebra”, según publica testimonios de la W Radio, en enero del 2019.

En noviembre del 2019, la multinacional interpuso oficialmente una demanda arbitral en contra del Estado colombiano y como el caso paraguayo, la firma culpó a las autoridades del país por su incumplimiento.

En México también se citan los retrasos de las obras de Mota Engil, como en las obras de los proyectos carreteros para Veracruz.

Fuente: ABC color

 

(Visited 32 times, 1 visits today)
Contacte al editor

Últimos Noticias

Lee más