OAS acusada de crear contratos viales ficticios en Costa Rica

Un exejecutivo de la empresa constructora brasileña OAS aseguró que la compañía creó contratos fraudulentos en Costa Rica, además de otros 6 países, para conseguir recursos que posteriormente fueron usados en el pago de sobornos.

La declaración la hizo Alexandre Portela Barbosa, exgerente del área de contabilidad clandestina de OAS. Portela Barbosa ahora es testigo delator para la Fiscalía de Brasil por los millonarios sobornos presuntamente pagados por la compañía constructora a cambio de conseguir contratos para el desarrollo de obras en múltiples países de América Latina.

Además de Costa Rica, el esquema de contratos fraudulentos se repitió en las sedes de los siguientes países: Chile, Ecuador, Guatemala, Perú, Trinidad & Tobago e Islas Vírgenes Británicas.

“Los contratos fraudulentos firmados por esos brazos de la empresa entre 2010 y 2014 sumaron cerca de US$120 millones y abastecieron las cuentas de los petroleros, que movían los recursos clandestinos de OAS en el exterior o remitían el dinero a Brasil”, indicó la publicación del medio brasileño O’Globo.

La contabilidad clandestina, amparada en los contratos ficticios, generaba dinero para sobornar a los políticos a cambio de las concesiones de gigantescas obras.

Lee también: Cinco consorcios compiten por vía Costanera Sur en Paraguay

Según el medio sudamericano, ocho altos exejecutivos de la compañía confesaron que conformaban la denominada ‘Contraloría de Proyectos Estructurados’, con la cual pagaron US$125 millones a –por lo menos- 21 políticos de 8 partidos brasileños.

Algunos casos

En Costa Rica, en el 2013 se abrió una investigación relacionada con la concesión de la carretera San José-San Ramón por la que se sigue una investigación por corrupción realizada desde Estados Unidos y Brasil.

El caso se remonta a 2004, cuando se suscribió el corredor San José-San Ramón con la empresa Autopistas del Valle. La compañía nunca comenzó los trabajos, más bien se suspendió el inicio de estos en varias ocasiones, hasta que en el 2006 se hizo en forma definitiva.

Fue en 2012, cuando Autopistas del Valle indicó que no podría hacer las obras y solicitó la autorización para ceder la concesión a la empresa brasileña OAS, pero ante múltiples obstáculos políticos y señalamientos sociales, en abril de 2013 Costa Rica canceló el contrato con OAS y debió pagar US$35 millones para poner punto final a ese ligamen.

Otra de las movidas fraudulentas ocurrió en Trinidad & Tobago, donde la sucursal de OAS creó un contrato ficticio para realizar estudios de ingeniería (que ya estaban hechos) por montos cercanos a los US$28 millones.

Otro fraude involucró, en 2012, la obra de una central hidroeléctrica en Ecuador, hecha por la sucursal de OAS en aquel país. Barbosa cuenta que visitó la obra en compañía de otro ejecutivo de la empresa, porque esta presentaba un ‘margen de beneficio expresivo’ que facilitaría la desviación de recursos“, apuntó el delator, según lo que recoge O’Globo.

Esta situación provocó que OAS Ecuador intermediara con empresarios petroleros de Brasil y contratara una empresa ‘fachada’ en España para generar un contrato ficticio por US$9.2 millones de servicios de ingeniería y consultoría que nunca se brindaron.

Fuente: CRHoy

(Visited 63 times, 1 visits today)
Contacte al editor

Últimos Noticias

Lee más