Tren México-Toluca: Fecha de inauguración todavía está en el aire

No se tiene clara la fecha en que se inaugurará el Tren México-Toluca, dijo este lunes el titular de la Dirección General de Desarrollo Ferroviario y Multimodal (DGDFM), Manuel Gómez.

Gómez solo detalló que se tiene previsto concluir con la obra civil durante el 2022 (en el tramo 1 ya fue concluida, pero en el 3 lleva el 52%).

En reunión de trabajo con el Colegio de Ingenieros Civiles de México (CICM), el funcionario de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), precisó que de los 90.000 millones de pesos (USD 4.531 millones al cambio actual) que costará la obra, hasta la primera semana de julio se habían invertido 66.578 millones de pesos (USD 3.352 millones al cambio actual). En el 2014 se estimó una inversión de 34.000 millones de pesos (USD 1.712 millones al cambio actual).

Lee también→ México prepara última licitación relacionada al tren México-Toluca

A pesar de que el presente gobierno tenía previsto terminar todo en el 2022, para inaugurarlo en el 2023, recientemente el director general adjunto de Banca de Inversión del Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin), Carlos Mier y Terán, afirmó que será hasta la primera mitad del 2024 cuando se inaugure el tren.

“Por la información disponible, creo que el proyecto ejecutivo del tren se realizó en un tiempo muy corto. La complejidad de obras de esta magnitud requiere más tiempo para hacer un diseño equilibrado y menos sujeto a imprevistos, porque una de las características que ha tenido este tren han sido los imprevistos: en el túnel que la exploración inicial fue poca para la diversidad de las unidades litológicas (relacionadas con la geología), lo que obligó a hacer cambios en el procedimiento constructivo”, detalló Gómez.

También hubo nuevas obras, ajustes en las soluciones de construcción, cambios de trazo y conflictos de derecho de vía que han retrasado el avance.

Para el ingeniero civil de profesión, los tres ingredientes que no deben fallar en una obra para garantizar que se termine en el tiempo previsto (el tren iba a ser inaugurado originalmente en el 2017) son: proyecto ejecutivo bien hecho, derechos de vía resueltos y presupuesto garantizado, pero si falta uno, las obras se vuelven impredecibles en tiempo y costo, como ha ocurrido.

Lee también→ México: Metrobús lanza licitación para estudio de corredor Chapultepec-Cuatro Caminos

En el encuentro, el funcionario precisó que luego de terminar la obra civil, en el primer semestre del 2023 se podrían concluir las obras electromecánicas y, eventualmente, comenzar algunas pruebas, para lo cual se debe contar con la empresa que se encargue de la operación del tren, lo cual aún no se ha definido y lo tendrá que hacer la SCT y el Fonadin (el segundo cuenta con la concesión del tren).

Respecto al mantenimiento que requerirá el tren una vez que entre en operación, en caso de que los aforos no sean los suficientes, se tendrán que usar recursos públicos, porque se trata de una tarea fundamental para la seguridad de los viajeros.

Fuente: El Economista

(Visited 31 times, 2 visits today)
Contacte al editor

Últimos Noticias

Lee más