Cómo los volquetes traseros personalizados aumentan la seguridad y la productividad

Por Josh Swank, Vicepresidente de Ventas y Marketing, Philippi-Hagenbuch Inc.

La clave del éxito a largo plazo en cualquier negocio es maximizar la eficiencia. Para operaciones industriales, como la construcción, los agregados y la minería, lograr esto podría parecerse más a un complejo juego de ajedrez. La estrategia involucra a los gerentes maniobrando cuidadosamente a los empleados, equipos y materiales en todos los ámbitos para alcanzar el equilibrio perfecto de productividad y seguridad. Sin embargo, la eficiencia de transporte y descarga a menudo son factores que se pasan por alto en estos cálculos. Con el equipo adecuado, las operaciones pueden maximizar la capacidad y la eficiencia de descarga de cada carga. Pero cuando ocurre un desajuste entre el material y el equipo, puede costar mucho las operaciones en términos de pérdida de productividad, desgaste de componentes y mantenimiento prolongado.

Como una alternativa más segura y eficiente, muchas operaciones están optando por invertir en cuerpos de camiones de expulsión trasera para sus transportistas. Esta tecnología tiene varios beneficios clave, incluida la eliminación de varios aspectos del proceso de descarga estándar y el aumento de la seguridad del operador. Dependiendo del fabricante, se puede encontrar una mayor productividad con diseños de expulsión trasera de bajo mantenimiento o sin mantenimiento.

Aquí hay algunas formas en que los volquetes traseros pueden maximizar la producción sin la necesidad de técnicas arriesgadas.

Eliminar altibajos

Un obstáculo de los camiones de volteo final es el tiempo que lleva detenerse, volcar y esperar a que el cuerpo vuelva a caer completamente antes de irse. Los cuerpos tardan aproximadamente 12 segundos en levantarse y otros siete segundos en volver a caer. Y eso no incluye el tiempo que lleva encontrar un terreno estable y vaciar el camión. En el papel, esto no parece una cantidad significativa de tiempo, pero en realidad cuando los camiones hacen docenas de viajes cada día, esos segundos comienzan a acumularse.

Alternativamente, los cuerpos de expulsión trasera eliminan la necesidad de parar y levantar durante el ciclo de descarga, ahorrando tiempo valioso con cada volcado y aumentando la eficiencia hasta en un 25%.

También proporcionan al operador un control completo de la descarga y la capacidad de descargar materiales sobre la marcha, algo muy desaconsejado con los camiones de descarga finales debido a los mayores riesgos de seguridad. La incorporación de la tecnología de expulsión trasera permite a los operadores sacar el material del cuerpo del camión a una velocidad constante. La acción puede ocurrir mientras el vehículo está en movimiento, ofreciendo una distribución uniforme de material para caer detrás del camión. En comparación con las grandes pilas dejadas por los camiones de volteo final, esta extensión incluso requiere mucho menos tiempo de dormita y esparcimiento. Los cuerpos de expulsión trasera pueden aumentar aún más la eficiencia al proporcionar una descarga de material del 100%, eliminando el arrastre.

Además, un volquete trasero permite una descarga segura en condiciones que serían imposibles o inseguras para camiones estándar, como en pendientes, cuesta arriba y en lugares con una base más suave. En estas superficies irregulares, el diseño de expulsión trasera proporciona un centro de gravedad bajo que permite una descarga segura, incluso con el camión a la capacidad nominal. Esto brinda a los operadores más flexibilidad cuando se trata de dónde pueden descargar, lo que resulta en menos maniobras con otros vehículos, como bulldozers y cargadores, para llevar el material a donde finalmente debe ir.

Aumentar la seguridad de los empleados

Además del aumento de la productividad, los volquetes traseros también ofrecen varias ventajas de seguridad en comparación con los camiones volquete tradicionales.

Los camiones volquete estándar colocan una cantidad significativa de la carga de un camión sobre el eje trasero durante la descarga, lo que a veces hace que la parte delantera del camión se levante del suelo debido a una carga equilibrada incorrectamente.

A medida que la carga cae por la parte trasera, el camión y el conductor pueden levantarse, solo para volver a bajar abruptamente una vez que se completa el volcado. Este proceso repetido estresa al chasis del camión, así como al operador que, con el tiempo, puede sufrir problemas de espalda y cuello causados ​​por el impacto repetido. Dado que la cuchilla de un cuerpo de expulsión trasero empuja los materiales a una velocidad constante, a diferencia de la masa incontrolada que cae de un volquete alimentado por gravedad, el camión mantiene un centro de gravedad más bajo y más equilibrado.

Y debido a que los volquetes traseros eliminan la necesidad de elevar el cuerpo, el camión puede arrojar materiales de manera segura cerca de barreras aéreas, como líneas eléctricas, puentes, tuberías y vigas de soporte, así como en áreas cerradas o minas subterráneas. Esto los convierte en una solución ideal para sitios de trabajo abarrotados con estrictas restricciones de altura.

Menos mantenimiento, menos tiempo de inactividad

Tener un equipo no disponible debido al mantenimiento puede frenar cualquier operación. Mantenerse actualizado sobre el mantenimiento de rutina es esencial, y el equipo que requiere poco mantenimiento ayuda mucho a minimizar el costoso tiempo de inactividad.

Algunos fabricantes de volquetes originales poseen varios controles hidráulicos, pasadores y puntos de engrase, que trabajan juntos para levantar el cuerpo, soltar el portón trasero y volver a bajar el cuerpo. Incluso algunos cuerpos de expulsión trasera de fabricantes de maquinaria original u OEM vienen apilados con piezas móviles, lo que los hace susceptibles a averías.

Los fabricantes de carrocerías personalizadas saben que menos piezas móviles significan averías mínimas y tiempo de actividad máximo. Por lo tanto, han diseñado modelos con controles hidráulicos de bajo mantenimiento, sin puntos de grasa y compuertas traseras que suben y bajan a la velocidad de la cuchilla eyectora.

Cuando un cuerpo está diseñado a medida para una operación específica, no hay un juego de adivinanzas sobre cuánto durará. De hecho, algunos cuerpos de expulsión trasera duran más de 20 años.

La mayoría de los volquetes personalizados pueden equiparse en un camión todoterreno que el operador ya posee para maximizar los ahorros. Aunque la inversión inicial es alta, el retorno se ve después de solo unos pocos meses de uso.

Maximice la productividad con personalización

Es fácil ver los beneficios de elegir un eyector trasero como parte de una solución personalizada. Sin embargo, ese es solo el comienzo cuando se trata de opciones de mejora de la productividad disponibles de fabricantes personalizados. Para las operaciones de transporte que trabajan con materiales significativamente más livianos, como basura o algún agregado liviano, agregar un cuerpo de camión personalizado puede aumentar aún más la productividad.

Por ejemplo, si un cuerpo de 30 yardas cúbicas en un camión volquete fuera de carretera de 40 toneladas se llenó a capacidad volumétrica con basura, con un promedio de 650 libras por yarda cúbica, el peso total solo sería de alrededor de 10 toneladas, un cuarto de La capacidad nominal del camión. Trabajar con un fabricante de carrocerías personalizado podría proporcionar una solución que ofrezca hasta tres veces la capacidad volumétrica, de 90 a 100 yardas cúbicas.

Con la mayor capacidad volumétrica de un cuerpo personalizado, las operaciones pueden transportar la misma cantidad, pero a un ritmo más rápido por menos dinero. Si cinco camiones estuvieran operando con cuerpos de 90 yardas cúbicas y manejando materiales más livianos, como basura, podrían mover 3.000 toneladas de material en 20 viajes por día para cada camión. Con un cuerpo estándar, mover la misma cantidad de material terminaría haciendo aproximadamente 40 viajes por día debido a la revisión de cada carga. Suponiendo un viaje de 3 millas por carga de descarga, los organismos personalizados pueden ahorrar una operación de más de US$70.000 en combustible por año, sin mencionar los ahorros de mantenimiento y servicio que resultan de menos viajes.

El aumento de la capacidad volumétrica no significa que el camión pueda transportar más que la capacidad nominal del equipo original y hacerlo puede dañar o violar la garantía del camión. Más bien, permite a los operadores maximizar la productividad al transportar materiales más livianos, lo que resulta en una operación más eficiente y rentable.

Haciendo el movimiento correcto

Conformarse con un enfoque de “talla única” puede ser un error costoso cuando se trata de camiones de acarreo. En cambio, los operadores deben analizar sus opciones con un fabricante personalizado para asegurarse de que el vehículo que conducen ofrece la mejor solución para su operación. Desde expulsores traseros hasta mayor capacidad volumétrica, los cuerpos de camiones personalizados pueden revolucionar la productividad y la seguridad. Trabajar con especialistas para maximizar la eficiencia permite que una operación alcance su máximo potencial.

(Visited 149 times, 2 visits today)

Contacte al editor

Últimos Reportajes

Lee más