Pavimentación extrema

24.3 km de camino asfaltado hacia la cumbre del cerro Armazones (más de 3.046 msnm) en pleno Desierto de Atacama en Chile, y un total de 220.000 metros cúbicos de roca debieron retirarse para proporcionar espacio a la plataforma que albergará al telescopio ELT.

Una de las prioridades fundamentales de la comunidad astronómica mundial es la construcción de telescopios extremadamente grandes en tierra. Estos ampliarán los conocimientos en astrofísica, abriendo paso a estudios detallados sobre temas como planetas alrededor de otras estrellas, primeros objetos nacidos en el Universo, agujeros negros masivos, entre otros temas científicos.

Y en Chile estará el primero de su tipo. Llamado ELT por su nombre en inglés, Extremely Large Telescope o Telescopio Extremadamente Grande, revolucionario y nuevo concepto de telescopio basado en tierra que tendrá un espejo primario de 39,3 metros de diámetro y será el telescopio óptico e infrarrojo cercano más grande del mundo: “el mayor ojo hacia el cielo”.

Grandes desafíos logísticos y constructivos de la fase temprana del proyecto ya fueron ejecutados. Hablamos de 24,3 km de camino hacia la cumbre, conexiones eléctricas y la voladura de 18 m de la cima del cerro Armazones, lugar que albergará la plataforma del ELT.

Lee también→ Desafíos en la Ruta Austral

Camino hacia la cumbre

Una de las obras tempranas fue el diseño y la construcción del camino que conduce a la cumbre del cerro Armazones. Los trabajos se realizaron entre 2014-2016, por la empresa chilena ICAFAL Ingeniería y Construcción S.A., a través de su división de minería, junto con Brotec también en la construcción. Fueron 24.3 km desde la carretera principal hasta la cima de la montaña, trabajos que se extendieron por un lapso de casi dos años, en base a un pavimento delgado de asfalto o doble tratamiento de 2.5 cm de espesor.

A priori se piensa que construir un camino en medio del desierto es una tarea sencilla; sin embargo, fue un desafío mayor ya que literalmente no había nada desde la ruta Paranal-Taltal hasta cerro Armazones. Lo más crítico fue el abastecimiento de agua, el lugar del proyecto estaba a 80 km del mar, por lo que había que transportarla en camiones aljibes (en base a una flota de 18 camiones los que hacían entre 3 y 4 viajes diarios), junto con habilitar piscinas intermedias, a las que se les colocó láminas de HDPE para evitar la evaporación.

Otra complicación para la construcción del camino fue la oscilación térmica. En la noche había 5° bajo cero y en el día el peak era de 35°-38° de sensación térmica. El cambio de temperatura complicaba las faenas, en especial a 3.000 msnm.

Junto con ello, las variables de vientos, el ciclo de hielos y deshielos, afectaban el asfalto de los accesos, por lo que sólo se podía trabajar en condiciones óptimas, entre las 11:30 y las 15:00 horas, de manera de asegurar la calidad del camino.

Otra tarea fueron los radios de giro, los que no podían tener un radio de curvatura menor de los 60 metros. Los camiones que conducirán los espejos e instrumentos científicos tendrán 20 m de largo, por lo que la pendiente no podía superar el 12%, de manera que los equipos no tuviesen complicaciones en su futuro traslado.

Finalmente, el agua de mar también agregó un ingrediente adicional, y es que se tuvieron que efectuar pruebas y un tratamiento especial para medir la salinidad extra del pavimento empleado. Debía quedar con un índice de rugosidad internacional bajo, en base a una capa delgada de manera de evitar los resaltos, ello también ayudó a utilizar un menor consumo de agua.

Lee también→ Gigantes bajo tierra construyen el Metro de Quito

Voladura del cerro

Voladura de 18 m de la cima del cerro Armazones.

18 metros de la cumbre del Cerro Armazones fue volado como paso previo a la nivelación de la plataforma, necesaria para preparar la construcción del telescopio. La voladura de la cima del Cerro Armazones liberó alrededor de 5.000 metros cúbicos de roca. Esto fue solo parte de un complicado proceso de nivelación que ayudó a dar forma a la montaña, de manera que pudiese albergar al telescopio de 39,3 metros y su enorme cúpula. Un total de 220.000 m³ de cerro debieron retirarse para proporcionar espacio a la plataforma de 150 por 300 m del ELT.

La cima se modificó para crear una plataforma sobre la cual se pudiese construir el telescopio y otras instalaciones de apoyo. Se eliminaron 18 metros de la cumbre del cerro, empezamos en la cota 3.064 y quedó en la 3.046, aproximadamente.

En base a una combinación de ANFO y tipos de explosivos, las tronaduras al cerro se ejecutaron de manera controlada. El terreno era de alta dureza, con roca Andesita. Junto con ello otro tema fue el viento, no era llegar y tronar, había que hacerlo de manera controlada, colocando malla a la roca y eliminando el material en botaderos autorizados.

En paralelo, había que dejar una plataforma perfectamente plana, rebanando, literalmente el cerro, y sacando ordenadamente el material. La secuencia era la perforación, tronadura, retiro del material con bulldozer y compactación.

(Visited 52 times, 1 visits today)

Contacte al editor

Últimos Reportajes

Lee más