Prácticas para evitar el deshilachamiento del asfalto

Estado del asfalto de una carreteraCiertos aspectos pueden afectar negativamente en el estado del asfalto, entre ellos los climas fríos propios de las grandes alturas en cordilleras. Para ello, una buena planificación de los métodos de construcción ayudarán a evitar que el asfalto se deshilache según pasa el tiempo.

Las prácticas apropiadas de construcción ayudan a evitar que se deshilache pavimento en el futuro. Debemos tener en cuenta que el espesor de la capa de asfalto resulta fundamental para obtener una compactación adecuada y evitar el deshilachamiento. Siempre se debería mantener un espesor mínimo de espesor dos veces el tamaño máximo de los agregados.

El deshilachamiento del asfalto se produce cuando las partículas de agregados individuales se desplazan desde una superficie de pavimento hacia abajo. Por lo general comienza con la pérdida de los agregados finos y, si no se corrige, avanza hacia los tamaños de los agregados más grandes. Si no se previene esta situación, se perderán los finos en un principio, dejando una textura de la superficie con picaduras y afectando a continuación a los agregados más grandes que producirá una textura más rugosa en los agregados más grandes expuestos. Por ello habrá tres etapas en este problema: ligera, moderada y severa.

Esta situación puede ser resultado de un mal diseño de la mezcla o de malas prácticas de producción o construcción. Unas buenas prácticas de construcción evitarán este problema. La aplicación de asfalto en caliente garantiza una temperatura mínima en la mezcla de 143ºC en la mitad de la carpeta detrás de la solera cuando comienza el proceso de compactación. En este contexto, la temperatura de mezcla ideal puede variar ligeramente dependiendo del tipo de aglutinante utilizado en el diseño de la mezcla, el espesor, el tiempo disponible para la compactación y condiciones ambientales.

El desglose de laminación más eficiente siempre debe ocurrir a temperaturas por encima de 143ºC. Si no se alcanza esa temperatura, el riesgo de no alcanzar suficiente compactación aumenta considerablemente. Es casi imposible de conseguir la compactación adecuada con temperaturas internas en la carpeta inferiores a 126,6ºC.

Las temperaturas de la carpeta deben ser medidas a media profundidad. Si utilizamos un termómetro sin contacto para medir la temperatura de la superficie, debemos estar familiarizados con la diferencia de lecturas entre la temperatura de la superficie y la temperatura interna. Por lo general, los termómetros sin contacto leerán aproximadamente 6ºC menos detrás de la solera que la temperatura de la carpeta a media profundidad. Por ejemplo, una lectura de temperatura de la superficie de 132ºC sería óptimo para el inicio en una mezcla donde se desea una temperatura de la mezcla interna de 143ºC.

Debemos también tener en cuenta la acción del tráfico en el pavimento acelera el deshichalamiento cuando se produce un bombeo que impulsa el agua libre a través del pavimento y proporciona las fuerzas físicas necesarias para eliminar los agregados.

La colocación del asfalto en clima húmedo aumenta el potencial de deshichalamiento o desmoronamiento de una mezcla, lo cual puede ser un gran riesgo en ciertas zonas de Latinoamérica. La humedad es dañina sobre el asfalto en caliente. Cuando se introduce la humedad durante la deposición por medio de la lluvia, se forma una película de humedad en las partículas de agregados revestidos de la mezcla de asfalto en caliente. Esto se puede acentuar con una mezcla demasiado fría que evapora rápidamente cualquier humedad en contacto con ella y con una compactación más baja en ambientes más húmedos.

Deshilachamiento carreteraLa compactación debe ser completada a un mínimo del 92 por ciento de la densidad máxima teórica (TMD) de la mezcla. Los resultados de compactación inadecuados provocan un contenido demasiado elevado de burbujas de aire en la mezcla. Las mezclas asfálticas densas graduadas están diseñadas para la compactación a un contenido óptimo de huecos de aire. Una segregación de la mezcla en un exceso de espacios vacíos conectados entre sí provoca que hay menos área de contacto entre las partículas recubiertas con el cemento asfáltico para formar una unión fuerte y que la mezcla sea permeable a la humedad, estando sujeta a los efectos dañinos de la intemperie. El espacio vacío interconectado permite que el agua se desplace a través de la mezcla, extrayendo el cemento de asfalto del agregado, lo que resulta en una pérdida del ligante que conduce a un deshilachado.

Otro aspecto a tener en cuenta es el contenido de aglutinantes. Un contenido demasiado bajo puede no proporcionar suficiente capacidad de pegado, lo cual sería un problema mayor si el agregado es más absorbente. Una situación similar sucede cuando el agregado absorbe el cemento asfáltico. Una cantidad específica de cemento asfáltico es absorbida por el agregado y no resulta eficaz en la unión de las partículas de agregado juntas. La cantidad de aglutinante en la mezcla debe ser superior a la cantidad absorbida para saturar el agregado en cantidad suficiente para que el cemento asfáltico pueda unir las partículas de agregados. Un alto contenido de ligante puede dañar nuestra mezcla.

Otro aspecto a tener en cuenta es la limpieza de los agregados ya que si están recubiertos de polvo o finos se crea una barrera entre el cemento asfáltico y el agregado. Una cantidad excesiva de polvo o finos también tiene el potencial de reducir el contenido de asfalto eficaz de la mezcla.

Contacte al editor

Últimos Productos y tecnología

Lee más