El nuevo enlace vial urbano de Chile

Boca sur Av. Escrivá de Balaguer : Los tramos perforados del trazado se fijan con tornillos de cubierta y luego se rocían con hormigón proyectado.

Enclavada en un valle junto a la cordillera de los Andes, Santiago tiene una población creciente y ha sufrido una congestión cada vez mayor en los últimos años, lo que ha hecho necesario un nuevo enlace vial urbano para el que se ha establecido la seguridad como prioridad para los conductores – *iRAP informa.

La autopista Américo Vespucio Oriente I (AVO I) de Santiago de Chile será uno de los enlaces viales más modernos e innovadores de América Latina, así como uno de los más seguros.

La nueva autopista concesionada contribuirá a trasladar el tráfico de vehículos de superficie a la red viaria subterránea de circulación libre. Los planificadores afirman que el proyecto aporta una solución a la alta saturación de tráfico y a la escasa conectividad norte-sur de Santiago.

La nueva autopista contribuirá a resolver el problema crónico de contaminación de la ciudad. En primer lugar, reduciendo el número de vehículos con los motores en marcha en los frecuentes atascos. En segundo lugar, los sistemas de filtración de aire del túnel también contribuirán a reducir las cantidades de contaminantes de los tubos de escape al atraparlos. La realización del proyecto reducirá el tiempo de viaje de 40 a 10 minutos y disminuirá los frecuentes atascos que se producen actualmente en el centro de la ciudad.

Las medidas de control del tráfico contribuirán a optimizar la seguridad de los conductores.

El trazado de la ruta tiene algo más de 9 km de longitud, atravesando Santiago, y convierte el proyecto en una de las mayores obras de infraestructura de América Latina. El trazado de la nueva Concesión Vespucio Oriente atraviesa las comunas de Huechuraba, Recoleta, Vitacura, Las Condes, La Reina y Ñuñoa (desde Av. El Salto hasta Av. Príncipe de Gales). Cabe destacar también que el trazado pasa por debajo del río Mapocho.

Para llevar a cabo el proyecto, el equipo de construcción dice que está utilizando tecnología avanzada y métodos innovadores, además de altos estándares de protección del medio ambiente.

Al desviar gran parte del tráfico de cercanías bajo tierra, el proyecto también aumentará los espacios verdes en la superficie y mejorará la movilidad de peatones y ciclistas.

Como parte del proyecto AVO, el Parque Vespucio, que se extiende desde Padre Román en la comuna de Vitacura hasta la Avenida Príncipe de Gales en la comuna de La Reina, verá incrementada su superficie de áreas verdes en 15.000 m2. Esto permitirá mejorar las instalaciones para los peatones y ciclistas en el parque, así como proporcionar conexiones para estos usuarios a las áreas verdes cercanas, incluyendo el Parque Metropolitano y el Bosque Santiago.

Lee también ► Tecnología bajo tierra: Sistema de Pilotes en el Metro de Lima

La ruta pasa de un túnel excavado a un túnel perforado a medida que se profundiza.

La oferta para los ciclistas mejorará considerablemente, ya que las vías de los parques ofrecerán mejores conexiones con la red de carriles bici más amplia de Santiago. Los planificadores de transporte de la ciudad esperan también que esto anime a más gente a ir en bicicleta, sobre todo para los trayectos cortos. Esto ofrecerá el beneficio añadido de aumentar el transporte sostenible y ayudar a frenar el crecimiento del tráfico de vehículos de motor en Santiago.

Aunque Chile no es el país con mayor índice de siniestralidad vial de América Latina, la mejora de la seguridad se ha convertido en una prioridad para el desarrollo del proyecto. Según la Comisión Nacional de Seguridad del Tránsito (Conaset) de Chile, en 2020 se registraron 1.479 muertes en carretera en el país. Aunque se trata de un nivel de víctimas inferior al de muchos de sus vecinos, se ha reconocido que la nueva autopista podría contribuir a reducir la tasa anual de accidentes de Santiago y a disminuir el número de heridos graves y muertos en las carreteras de la ciudad.

Para garantizar que la nueva ruta se diseñe de forma que ofrezca niveles suficientes de seguridad a sus usuarios, la Sociedad Concesionaria Vespucio Oriente (SCAVO) contrató a iRAP. Como resultado, los diseños de la concesión Américo Vespucio Oriente I (AVO I) han sido evaluados utilizando la metodología de Calificación por Estrellas del iRAP. El objetivo de este trabajo era evaluar el nivel de seguridad y recomendar un Plan de Inversión en Carreteras Más Seguras, mientras que la meta era lograr una calificación mínima de 3 estrellas en materia de seguridad antes de comenzar la construcción.

El soterramiento de gran parte del tráfico transversal contribuirá a reducir la congestión y la contaminación de Santiago.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas pretenden reducir a la mitad el número de muertes en todo el mundo, en parte mediante la adopción y aplicación de la metodología de la Calificación por Estrellas del iRAP.

El director general de SCAVO, Luis Eusebio, comentó: “AVO I es una de las iniciativas de infraestructura pública más importantes que se están llevando a cabo en el país.

“No solo es de gran magnitud, sino que combina una serie de métodos de construcción: paso elevado, falso túnel y túnel perforado. La protección de los usuarios de la carretera es una prioridad y conseguir 3 estrellas o más nos permite tener un punto de referencia para medir el rendimiento de nuestras concesiones en relación con las normas de seguridad internacionales”, dijo.

La sección principal de la concesión consta de tres carriles de circulación libre para cada calzada, mientras que el proyecto se divide en dos sectores principales:

Esquema de la autopista Américo Vespucio Oriente (AVO).
  • El sector 1 se extiende desde la Avenida El Salto hasta el Puente Centenario. Este tramo del proyecto incluye la construcción de un paso superior principal y un paso superior secundario, un túnel perforado de tres carriles bajo el Cerro San Cristóbal y otro bajo el río Mapocho, así como el mejoramiento de la vía superficial existente en la bajada de La Pirámide.
  • El Sector 2 va desde el Puente Centenario en el norte hasta la Avenida Príncipe de Gales en el sur y está compuesto por túneles de doble calzada de tres carriles. Los planes prevén que estos túneles se construyan combinando las técnicas de perforación y de corte y recubrimiento.

El diseño de los túneles es innovador, con algunos tramos, como el túnel Híbrido, de doble piso. Los conductores disponen de tres carriles en un tablero, mientras que otro tablero de tres carriles por debajo transporta el tráfico en la dirección opuesta.

El director del proyecto iRAP, Morgan Fletcher, comentó: “La ingeniería de la seguridad en la fase de diseño es una inversión inteligente de tiempo y dinero, y es esencial para reducir los traumatismos en la carretera”.

“Ser capaz de identificar los tramos de carretera de alto riesgo y modificar el diseño para mejorar la seguridad antes de la construcción se traduce en una reducción de las colisiones, las muertes y las lesiones. Puede ser increíblemente caro, y a veces prohibitivo, cambiar la infraestructura vial una vez construida, pero un ajuste del diseño es muy fácil. El cliente puede ver inmediatamente cuántas vidas salvará un cambio y priorizar la inversión en consecuencia”, añadió Fletcher.

“En los casos en los que un cambio de diseño no es viable desde el punto de vista logístico, la reducción de la velocidad es una solución eficaz para mejorar la seguridad”, dijo.

La clasificación por estrellas del iRAP evalúa una serie de características de la infraestructura vial y cómo influyen en la probabilidad y gravedad de las colisiones de tráfico. Una carretera de 1 estrella es la menos segura, mientras que una de 5 estrellas es la más segura.

Lee también ► Hito constructivo: Puente sobre el río Magdalena

Túnel Trinchera sector Candelaria Goyenechea Nivel -1

La Clasificación por Estrellas del iRAP del diseño de la concesión AVO I proporcionó una medida sencilla y objetiva del nivel de seguridad vial que podía incorporarse al diseño.

Fletcher dijo que la velocidad es un elemento clave del sistema de seguridad y que la probabilidad de verse implicado en un accidente grave o mortal aumenta considerablemente, incluso con pequeños aumentos de la velocidad de los vehículos.

Es importante que los conductores adopten una velocidad segura para el entorno de la carretera, la combinación de tráfico y el parque móvil implicado. Los límites de velocidad deben ser apropiados para el diseño de la carretera.

“Dada la dificultad de implantar mejoras en el subterráneo AVO I, el control de la velocidad es la mejor alternativa para garantizar un viaje de 3 estrellas (o más ) para sus usuarios”, dijo Fletcher.

La ruta está diseñada para vehículos de motor, por lo que los peatones y los ciclistas no se tuvieron en cuenta durante la evaluación de seguridad. Por otra parte, el número de motocicletas en uso en Santiago es comparativamente pequeño, por lo que este tipo de vehículos no se tuvo en cuenta durante el análisis de seguridad de la ruta.

Boca Sur del Túnel La Pirámide.

Los resultados preliminares mostraron que para los ocupantes de los vehículos, el 100 % de la red vial evaluada obtuvo el objetivo recomendado de 3 estrellas a más. La evaluación del iRAP tuvo en cuenta más de 90 tratamientos de seguridad probados que podrían contribuir a la realización de un Plan de Inversión en Carreteras más Seguras (SRIP) y a mejorar la clasificación por estrellas del diseño. Mediante el proceso de evaluación, el iRAP también pudo recomendar mejoras en el diseño para reducir el índice de colisiones y la tasa de víctimas.

Se consideraron dos escenarios. Una de las propuestas del Plan de Inversión en Carreteras más Seguras AVO I habría costado USD 220.000 para instalar 13,9 km de bandas rugosas en los arcenes de los tramos de alto riesgo. La investigación sugiere que esto evitaría unas 29 muertes y lesiones graves en 20 años, con una relación coste-beneficio global de USD 14 por cada dólar gastado. La inclusión de bandas sonoras en los arcenes haría que casi el 60% de la red evaluada obtuviera una calificación de 4 y 5 estrellas.

Para los ocupantes de los vehículos, la comparación de la longitud de la carretera calificada con 3 estrellas o más entre el diseño base y el diseño mejorado del escenario 1 no muestra ningún cambio aparente; sin embargo, el análisis del cambio en la longitud de la carretera calificada con 4 estrellas o más muestra una mejora del 42% al 59,6% entre el diseño base y el diseño optimizado que incorpora las mejoras de infraestructura recomendadas.

Gran parte de la ruta atraviesa tramos de túneles perforados, túneles cortados y cubiertos o pasos elevados, y la ampliación de estos tramos para mejorar la seguridad habría sido prohibitivamente costosa.

Sin embargo, una solución más práctica y rentable era aplicar medidas de control de la velocidad y eliminar las curvas cerradas. El proceso de evaluación demostró que así se reducirían los riesgos para los conductores y se mejoraría la clasificación por estrellas de todo el corredor sin coste adicional.

Sobre la base de la modelización, el uso de sistemas de gestión de la velocidad garantizaría que toda la sección evaluada de la autopista contara con una calificación de seguridad de 4 estrellas (o más) para los ocupantes de los vehículos.

*Este artículo ha sido elaborado con información proporcionada por el iRAP

—————————————–

El proyecto a cargo de la Sociedad Concesionaria Vespucio Oriente esfá formada por Aleatica y Sacyr Concesiones Chile. Este holding se creó para gestionar el contrato del Tramo Avenida El Salto – Príncipe de Gales de la Concesión Américo Vespucio Oriente. El proyecto forma parte del programa más amplio de mejora del Sistema de Transporte Urbano de Santiago promovido por el Gobierno de Chile, a través del Ministerio de Obras Públicas.

El proyecto de la Concesión AVO I atraviesa seis suburbios desde la Avenida El Salto en el norte hasta la Avenida Príncipe de Gales en el sur. Las nuevas AVO I y AVO II (Príncipe de Gales – Los Presidentes) constituyen los eslabones que faltan en el anillo vial Américo Vespucio que rodea gran parte del área metropolitana de Santiago.

———————————————-

El Gobierno chileno abrió la licitación del paquete de concesiones de la autopista Orbital Santiago Sur. Se prevé que la construcción del enlace cueste USD 500 millones. La concesión incluirá la explotación de la ruta por un período de 36 años y el calendario prevé que el paquete se adjudique antes de que finalice el año 2022.

Además, está abierto el proceso de licitación para el importante proyecto de mejora de la Ruta 68, que conecta Santiago con las ciudades costeras clave de Valparaíso y Viña del Mar. La mejora de la autopista contribuiría a aumentar la eficiencia del transporte entre Santiago y las dos ciudades portuarias.

El tramo de 105 km de la autopista soporta una gran carga de tráfico, con unos 37,5 millones de vehículos que han utilizado la ruta entre principios de enero y finales de noviembre de 2021. La ruta soporta un número considerable de vehículos pesados que transportan mercancías hacia y desde los dos puertos.

La mejora de la ruta contribuiría a dar un gran impulso a la economía chilena. Se espera que las obras cuesten alrededor de USD 1.200 millones.

Las investigaciones demuestran que el riesgo de muerte o lesiones graves de una persona se reduce aproximadamente a la mitad por cada mejora en la clasificación por estrellas.
(Visited 339 times, 1 visits today)

Contacte al editor

Últimos Reportajes

Lee más